Prólogo.

VAS A LEER

Entender para crear

Entender para crear

Resolver problemáticas, generar una metodología y transformar las ideas en experiencias únicas y reconocibles, son los elementos que componen el proceso de diseño. El diseñador es la persona capacitada para entender, ordenar y desarrollar una idea en algo que pueda generar experiencias a los consumidores como resultados reconocibles para quienes encargan.

Todo depende del contexto en que se encuentre, pues no importa el tipo de negocio o producto, la oferta de valor es donde debemos enfocar nuestro trabajo, y desde ahí comenzar a construir caminos a nuevos negocios. Así como Pepsi vende “Juventud” y Coca-Cola vende “Felicidad”, ninguno se vendió como “Agua carbonatada color caramelo”, su oferta de valor hace punto clave en la diferenciación entre productos y se acerca a su mercado de forma directa. Es este el factor que hace la diferencia entre diseñadores experimentados y los no tanto.

“Lo mínimo que debe tener un proyecto es el diseño, después de eso todo es la forma” 

Para llegar a este punto es necesario tener cultura, saber entender y contar con actitud. Tres elementos fundamentales que hacen que las persona o equipos de trabajos se transformen en catalizadores de cambios para el mundo.

Cultura

Es necesario manejar mucha información para crear un imaginario de conexiones que permita poder reconocer distintos elementos y mezclarlos. La cultura nos define y articula el cómo nos enfrentamos al mundo. Es uno de los elementos primordiales para poder generar criterio y ver más allá de la comprensión normal para formar ideas.

La cultura y el diseño siempre trabajarán juntos, porque contextualiza y abre posibilidades de conexión en las experiencias con los usuarios en la proyección de los proyectos.


Entender

El diseñador para ayudar a un proyecto tiene que trabajar de manera inteligente y poder entender de manera perfecta la oferta de valor que quiere entregar un proyecto, así considerar de manera clara el impacto que tendrá en la experiencia de los usuarios y en el gasto de la empresa.

Actuar como un traductor de los requerimientos es lo importante dentro de las condiciones del saber entender y del como ayudar a que los proyectos prosperen en el tiempo.


Actitud

La actitud en el diseño es pensar que todo problema es una oportunidad y toda idea puede ser útil y viable pero siempre teniendo en cuenta el contexto en que se utilizarán, además de pretender siempre hacer el mejor trabajo para influir de manera positiva y responsable en los usuarios.

La profesión del diseñador es joven y poco comprendida, por lo que llegar a puntos de inflexión con distintos actores dentro de un proyecto es muy común. Tener “actitud” permite mantener un orden claro y dedicado de los elementos, hará que tu intuición mejore con las proyecciones del proyecto. Mantener una metodología de trabajo, un buen diseño, siempre será mejor cuando exista el tiempo necesario. 

LO MAS RECIENTE

Cuando lo caro, cuesta barato

A modo de ejemplo: ¿Cobrar 20.000 clp por un logo? (30 dólares para los amigos de afuera), ni lo sueñes, si eso es lo que estás cobrando, entonces estás siendo bastante irresponsable y realmente no entiendes bien el propósito del diseño. Es que cuando te enfrentas al desafío de diseñar un logo debes tomarle el peso necesario para que sea el comienzo de un gran trabajo conceptual, al final, "Diseñar es saber decidir". Quiero resaltar con esto, que existen dos tipos de diseñador: el irresponsable y el responsable.

continua leyendo

Prólogo es una revista independiente de cultura del diseño. Pretendemos que puedas conectar lo que publiquemos con otras personas e historias.